Retratos que hacían falta de Marianella Perrone

En el Museo de Arte Popular de Petare Bárbaro Rivas permanece abierta desde el 6 de julio y hasta mediados de septiembre la exposición “Retratos que hacían falta. Fotografías de Marianella Perrone”.

Por Oscar Lucien en Prodavinci

Así te quería encontrar” es la frase mágica, suerte de Ábrete sésamo, con la cual Marianella Perrone establece el contacto inicial con sus retratados. Cuatro palabras que marcan un compromiso a partir del cual la fotógrafo parece asumir el control de ese pacto llano o implícito que es un retrato.

La mirada aguda de Marianella Perrone convierte el espacio de la vida cotidiana de pobladores de zonas rurales de Venezuela en un particular set que resalta la dignidad de estos lugareños, la mayoría humildes campesinos que viven en condiciones de relativa precariedad. A diferencia de cierta fotografía “documental” que bordea la frontera de la pornografía social, la perseverante Perrone nos convoca en estas series de fotografías de mujeres, niños, hombres, parejas, grupos y situaciones diversas de faenas, a una mirada más generosa, podría decir incluso cándida, de estos venezolanos que, no muy alejados de centros urbanos de importancia, viven en la “ruralidad”.

Estamos frente a una propuesta fotográfica desprovista de artificio. Retratos frontales, la cámara dispuesta como un espejo sin ningún manierismo que interfiera la entrega que apreciamos en los sujetos retratados. Frontalidad que no es contradictoria con la ostensible presencia del gran angular  en algunas de las fotografías en las que el retratado es situado en el vértice que forma el encuentro de las esquinas de una habitación. Me atrevería a decir que la fotógrafo pone en práctica un eficaz dispositivo que convierte el hábitat en una cuidada escenografía en la cual sus “personajes” se manifiestan en su más franca humanidad.

Salvo en las fotografías de grupos, cuidadosamente elaboradas en la disposición de sus “personajes”, los retratos de Perrone más que poses parecen fotogramas extraídos de un documental etnográfico que registra las condiciones materiales y vivencias diarias de los habitantes de las comunidades populares que visita en sus frecuentes viajes por el país. Sin duda alguna, Perrone tiene una inmensa habilidad para convertir un ambiente claramente precario en ese dispositivo escenográfico que enaltece al retratado; su agudo ojo construye un “setting” donde es notable su sentido de la composición, el control de la luz natural y la presencia dominante del color.

“Así te quería encontrar” les ha dicho Marianella Perrone y en ausencia de cualquier parafernalia de mediación (trípode, flash, fotómetro) sus retratados se dejan tranquilamente “encontrar”.  Magnifico encuentro que nos ofrece este recorrido por sesenta y cuatro fotografías que dan cuenta de un contundente cuerpo de trabajo que me atrevo a augurar tomará su peso específico entre los nuevos creadores de la fotografía en nuestro país.

Quizá no deba concluir estos comentarios sin revelar a quienes acuden a esta exhaustiva muestra curada por el maestro Ricardo Jiménez que Marianella Perrone es la famosa “Odonto” de Roberto Mata Taller de Fotografía.

 

 

invitacion retratos que hacian falta-02

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s